domingo, 19 de junio de 2016

Tras la reválida de sexto en Asturias_Comunicado



Protesta en el C.P. Marcos del Torniello de Aviles. 15 de junio. // Foto Marieta, El Comercio


La reválida de sexto ha iniciado su andadura en Asturias. De los 286 colegios públicos, privados y privados concertados que deberían realizar la prueba, 254 la han realizado en la "fecha oficial" programada por la Consejería de Educación, el 15 de junio, en tanto que otros 32 han "justificado" el cambio de fecha.

El Consejero se apresuró a ofrecer, esa misma mañana, unos datos, para él, altamente satisfactorios: un 82% del alumnado habría realizado la reválida, porque la "insumisión no era una opción". Ofrecía unos datos sin matización alguna, sin desglose -¿resultados en centros públicos, privados, privados concertados?-, y manifiestamente incompletos dado que parte del alumnado no la había realizado aún.

Por ejemplo, uno de los Centros en los que la prueba se había aplazado, y de los que se ofrecen datos ahora, el C.P. Jovellanos de Gijón llevaría a cabo la reválida el viernes 17, con un absentismo del 67%: de 46 niñas y niños que tendrían que haberse presentado a la prueba 31 no lo hicieron.

Increíble parece que el Consejero, Genaro Alonso, se muestre tan orgulloso tras hacer recaer sobre las familias la responsabilidad de una prueba que nunca debería haberse celebrado y despreciando a ese casi 20%, siempre según sus datos, para quienes la insumisión sí era una opción, la opción de mostrar su rechazo a la LOMCE y a una prueba a la que él mismo se había manifestado contrario y de la que había destacado su inutilidad.

Desde los colectivos que habían iniciado la campaña #ReválidasNO, conscientes de que la #ReválidaNoEduca y de que el rechazo a esta primera de las pruebas es un acto más contra la LOMCE, se ha elaborado un comunicado, también enviado a los medios de comunicación:


COMUNICADO DE PRENSA 

Tras la reválida de 6º de Primaria


Según la Consejería, el 17% del alumnado de 6º de Primaria no acudió a la realización de la reválida. Es el porcentaje que representa a las familias que han manifestado con este hecho su rechazo a la LOMCE y lo que ésta significa de retroceso y castigo a la educación pública. No disponemos de datos desglosados entre centros públicos y privados, ya que la consejería, soprendentemente veloz al recabar los datos, no se ha dignado especificarlo.

La lucha contra la nueva Ley educativa tiene momentos de mayor o menor fuerza en función de los contextos en los que se lleva a cabo. El curso pasado la prueba de diagnóstico de 3er curso de Primaria en Galicia no alcanzó ni por asomo en índice de absentismo que se produjo este año. Probablemente lo mismo ocurra en Asturies en el futuro, donde es la primera vez que se desarrollan este tipo de reválidas, si no se deroga la LOMCE. 

En nuestra Comunidad el Consejero de Educación se esmeró mucho en transmitir a las familias la inocuidad de estos exámenes para justificar ante el Ministerio de Educación la realización de la misma. A pesar de ello muchas familias resistieron conscientemente e hicieron un esfuerzo no enviando a sus hijos e hijas al colegio. 

Lo importante para las organizaciones que rechazamos la LOMCE y sus intentos de establecer un sistema educativo basado en la clasificación de centros y en la privatización de los recursos públicos es que el primer intento de imponer una reválida censal a todo el alumnado de 6º ha fracasado.

Queremos dar las gracias a las familias que a pesar de todas las trabas han decidido que sus hijos e hijas no acudirían a clase ese día, que no colaborarían en la puesta en marcha del primer intento de imponer un sistema basado en la meritocracia, que pone en tela de juicio la labor del profesorado y que en próximas ediciones adoptará, como lo está haciendo ya en las Comunidades gobernadas por el PP, la verdadera cara de la segregación educativa.

Parece un contrasentido que el Consejero de Educación salga a lucir los datos de participación en la reválida como un triunfo de la Consejería cuando en sus declaraciones la calificaba como perniciosa e inútil. 

Al tiempo, el alumnado asturiano ha sido sometido a una prueba que la inmensa mayoría del alumnado del estado de esa edad no ha tenido que desarrollar, precisamente por la decisión política de otros consejeros más consecuentes. Una prueba que es ahora más inútil que nunca ya que al no haber sido realizada por todo el alumnado pierde la validez que sus promotores querían darle. 

Se han enviado, además, a las familias unos cuestionarios de diagnóstico elaborados por el Ministerio de Educación, que en este momento están recurridos ante los tribunales y que se inmiscuyen en la vida personal de las familias. Nada se sabe sobre la utilización de las bases de datos resultantes de todo este proceso ni cómo es posible que se vaya a enviar a los IES los datos referentes a unos alumnos sí y a otros no.

Sabemos que el curso próximo, si la LOMCE no se deroga, tendremos reválidas tanto en 6º de Primaria como en 4º de ESO y en Bachillerato. Nuestro compromiso es extender el movimiento de rechazo y que la comunidad educativa sea cada vez más consciente de que parar la LOMCE y sus reválidas es la única salida para evitar que la enseñanza se convierta en el sistema segregador privatizado que algunos defienden y otros, por su sumisión, alientan.


Movimiento Social por la Escuela Pública //  SUATEA  // Sindicato de Estudiantes //
FAPAS Xixón



No hay comentarios:

Publicar un comentario en la entrada