lunes, 14 de enero de 2019

Cuatro formas de segregar al alumnado en las escuelas y parar el ascensor social



Un niño, en una imagen de archivo, se dirige a su primer día de escuela. / Alfredo Aldai / EFE / Cuartopoder

Sara Montero,Cuartopoder, 14 de enero de 2019

La Educación es una de las vías de integración más importante de un país y tiene capacidad transformadora. Por eso, siempre es una batalla entre gobiernos de distinto signo de un mismo país y, como prueba, las sucesivas leyes educativas que no han logrado darle un marco estable en España. Aunque la Constitución consagra que “todos tienen el derecho a la educación” y a una enseñanza básica “obligatoria y gratuita”, hay muchos mecanismos que obstaculizan la igualdad de oportunidades entre el alumnado que debe garantizar la enseñanza pública y ralentizan (cuando no paran) el ascenso social. 

Los movimientos sociales y laborales, como la Marea Verde, llevan años denunciando que los gobiernos han adelgazado la enseñanza pública con los recortes durante la crisis, pero estos activistas también están vigilantes sobre cómo se desvía el dinero público a la empresa privada o cómo se segrega a los alumnos dejando al margen a los que tienen una mayor necesidad de atención por parte de las administraciones autonómicas que ostentan esta competencia.

miércoles, 19 de diciembre de 2018

La educación pública en peligro

Queremos escuchar a todos los políticos decir que la educación pública en nuestro país está blindada y no corre ningún peligro. Porque todos los niños y niñas tienen el mismo derecho a disfrutar de una escuela con la misma calidad y plural (Foro de Sevilla)



Carmen Rodríguez, Javier Marrero, Rodrigo J. García y Francisco Imbernón.
Comisión Permanente del Foro de Sevilla. (Vía El Diario de la Educación)

La modernización conservadora que plantea la derecha quiere que se rompa el derecho a la educación y se convierta en un derecho de mejor escuela para las familias de clase media y alta, y que continúe la reproducción social más fuerte que nunca. Estamos entre los cuatro países europeos que tienen una mayor oferta de plazas en centros privados a través del régimen de conciertos que se creó con la LODE en el año 1985. En concreto España ocupa el tercer lugar de Europa en escuela privada-concertada en primaria (con un 28,5%) y el cuarto lugar en educación secundaria (con un 30,7%) (Eurydice, 2015).

Desde el curso 1990-1991 hasta el curso 2010-2011 (20 años después) las unidades escolares han aumentado un 30,4% en centros públicos y un 45% en centros privados, lo que muestra que, aunque la privada-concertada naciera con la vocación de ser un complemento de la pública, habría ido creciendo en toda España y sobre todo en las comunidades gobernadas por ejecutivos de tendencias conservadora-liberal (PP y nacionalistas).

Dos hechos han sucedido recientemente que nos vuelven a poner en alerta acerca del peligro que corre la educación pública en nuestro país. Se pretende reforzar y acelerar un proceso de desmantelamiento nuevamente y generar una gran desconfianza de todo lo que es público.

jueves, 13 de diciembre de 2018

Pleno del Congreso: Aprobado "Proyecto de Ley de mejora de las condiciones para el desempeño de la docencia y la enseñanza en el ámbito de la educación no universitaria" / 13 -12-2018


Pleno del Congreso de los Diputados. 13 de diciembre de 2018
El Pleno del Congreso aprobó este jueves, sin ningún voto en contra, (por 168 votos a favor, ninguno en contra y 162 abstenciones), tras un único debate, el proyecto de ley del Gobierno que busca derogar los recortes en educación que el Ejecutivo de Mariano Rajoy aprobó por decreto ley en 2012 y que afectaron principalmente a la profesión docente. Queda ahora el trámite del Senado.

Esta norma  fue tramitada por la vía 'exprés', lo que supuso que se redujeran a la mitad todos los plazos de enmiendas, y mediante el mecanismo de lectura única, es decir, acumulando todas las fases parlamentarias (ponencia, comisión y sesión plenaria) en un solo trámite en el Pleno.

Al texto presentado por el Ministerio, Ciudadanos, Grupo Mixto, Grupo Confederal Unidos Podemos y Partido Popular han presentado enmiendas:

Ciudadanos ha presentado una enmienda a la totalidad, además otras doce parciales: 3 de  modificación (enmiendas 3, 6 y 9) y 9 de adición (enmiendas 4,5,7,8,10,11,12,13 y 14)
Grupo Mixto: Enmienda número 2 (de adición) presentada por Ana María Oramas (Grupo Mixto). Enmienda número 15 (de supresión) presentada por Grupo Mixto (Carlos Armendáriz) y UPN y enmienda número 20 (de modificación) a instancia de Carles Campuzano
Grupo Confederal Unidos Podemos: número 16  y número 17 , ambas de sustitución.
Grupo Popular, dos enmiendas: enmienda número 18 (de modificación) y número 19 (de modificación)

Vídeos

Fuente Vídeos: Congreso de los Diputados

miércoles, 12 de diciembre de 2018

#SomosProfes


Concentración en Oviedo, Movimiento Social por la Escuela Pública Asturias

Un nuevo vídeo de Yo Estudié en la Pública da voz a quienes pisan a diario el aula: su compromiso, su ilusión y también su preocupación y su rabia por el rumbo que en los últimos años ha tomado la política educativa en España.
#SomosProfes

martes, 4 de diciembre de 2018

La educación ante el auge del fascismo

Nos jugamos el futuro de nuestros hijos e hijas, y el de la sociedad en su conjunto. Educación o barbarie, no hay neutralidad posible.



Enrique Javier Díez, El Diario de la Educación, 4 de diciembre de 2018

En Finlandia, Alemania, Dinamarca, Francia, Suecia, Grecia, Hungría, Croacia, Letonia, Lituania, Polonia, Ucrania, Italia y desde el 2 de diciembre de 2018 España, se ha asentado la presencia del fascismo en los parlamentos europeos.

El fascismo radicaliza los valores conservadores, para atraer y canalizar el enfado de clases medias, trabajadoras y populares que se sienten abandonadas e indefensas ante las políticas europeas de austeridad. Políticas de austeridad aplicadas a “los de abajo”, como medidas únicas e inmutables, ante la crisis económica y social. Una crisis que se percibe ya como un “saqueo sin fronteras” de las élites financieras, que han conseguido, sin embargo, salir reforzadas y más enriquecidas aún, si cabe, de esa “crisis” provocada por su propia voracidad sin límites.

El fascismo que vuelve a asentarse en Europa y que se extiende de forma imparable por buena parte del mundo (Estados Unidos con Donald Trump, Brasil con Jair Bolsonaro, Filipinas con Rodrigo Duterte, etc.) no tiene nada de antisistema, sino que constituye el plan B autoritario del sistema a través del discurso antiélites. Un discurso, profundamente neoliberal, pero teñido de aspectos y elementos simbólico-emocionales conservadores (banderas, himnos, símbolos, etc.), que rechaza toda forma de organización colectiva (organizaciones sociales, sindicatos, partidos políticos, etc.) que demanda derechos sociales y justicia, alentando el mesianismo y los “líderes autoritarios” como salvadores en quienes confiar ciegamente.

En el tablero diseñado por el neoliberalismo, el fascismo cumple una función clave: la de ocultar las raíces reales de la injusticia social y la crisis para, de esta forma, neutralizar la posibilidad de que se cuestione la responsabilidad en aquellas de las élites económicas y financieras.

Lo que hace la extrema derecha es sembrar la discordia entre los perdedores del modelo neoliberal, fomentando, por una parte, el orgullo de sentirse superior y, por otra, canalizando la ira popular hacia los colectivos más vulnerables. Así, mientras se alimenta la guerra entre pobres, los cenáculos neoliberales siguen repartiéndose el pastel y la fractura social se acrecienta.

Las otras periferias: el sur del aula

Escribe Pedro Luis Menéndez que «en cada aula de clases hay un sur. A veces el sur se sienta al fondo, en la última fila. Pero, si se mira bien, puede encontrarse en cualquier parte, porque este sur no se identifica por una posición en concreto sino por una manera de estar. Como es el sur, o procede de él o se mueve en esa dirección, nadie le hace demasiado caso: sólo el suficiente para que el aula permanezca en su ser de aula, quieta, tranquila».



El Cuaderno, 4 de diciembre de 2018

En cada aula de clases hay un sur. A veces el sur se sienta al fondo, en la última fila. Pero, si se mira bien, puede encontrarse en cualquier parte, porque este sur no se identifica por una posición en concreto sino por una manera de estar. Como es el sur, o procede de él o se mueve en esa dirección, nadie le hace demasiado caso: sólo el suficiente para que el aula permanezca en su ser de aula, quieta, tranquila.

Lo habitual es que el sur se sienta solo, como un viajero anónimo en una tierra de la que desconoce el idioma, un territorio del que no posee el mapa o lo ha perdido. En ese mapa se encuentran las claves que él ignora, las coordenadas que le permitirían situarse en un espacio y en un tiempo que no es capaz de identificar, o es capaz pero no sabe que lo es, o no quiere serlo.

Cuando nos dirigimos a él en nuestro idioma, resulta posible que su miopía le impida vernos con claridad, o su distancia oírnos, que sus piernas no obedezcan la orden de marcha o su corazón esté desmoronado. Por eso se queda atrás, o lejos, o no acude, o se conforma con habitar cualquier rincón en el que pueda pasar desapercibido. Alguien recuerda sin embargo que, en un día o en muchos días diferentes a otros, nos habló en su idioma y no supimos entenderlo, o no pudimos, o no quisimos. Por eso se quedó en su sur desde entonces y poco a poco se fue acomodando, a su manera, a la manera de quienes sienten que el esfuerzo es demasiado grande y no compensa.

Algunas veces lo reúnen con otros habitantes del sur para que hagan grupo y trabajen juntos, pero lo hacen porque no saben que cada sur es diferente. Cuando fracasan, es común subrayar que siempre ocurre, que nadie esperaba que no ocurriera esta vez, que ellos son así. De modo que, si pueden, prefieren que los sitúen en algún grupo del norte aunque duren poco, porque los del norte se quejan de que los del sur lastran el grupo, lo hacen más lento, casi no avanzan.

miércoles, 28 de noviembre de 2018

Comisión de Educación: Isabel Celaá comparece para explicar las claves del anteproyecto de ley de Educación / 28-11-2018


Foto @Congreso_Es / 28 de noviembre de 2018

Esta mañana Isabel Celáa, a petición del PP, Unidos Podemos y Ciudadanos, comparecía en la Comisión de Educación para explicar el anteproyecto de la nueva ley educativa en el Congreso.

La ordenación de la comparecencia siguió la estructura habitual: se iniciaba con las explicaciones de la Ministra a la que siguen intervenciones de quince minutos de los distintos grupos políticos. A la respuesta de Isabel Celáa sigue una nueva, y breve, intervención de grupos para acabar la Ministra cerrando la comparecencia.

El anteproyecto –denominado de Ley Orgánica por la que se modifica la Ley Orgánica 2/2006 de 3 de mayo de Educación– se encuentra en trámite de audiencia e información pública, por lo que está abierto a sugerencias de toda la comunidad educativa. “Abrimos ahora un tiempo para la aportación y el diálogo”, ha subrayado Celaá.

Como se recoge en la información facilitada por el Ministerio, Isabel Celáa explicó las 9 claves del anteproyecto: 
1.- Derogación completa de la LOMCE; 2.- Un título único al final de ESO; 3.- Disminución del índice de repetición; 4.- Un Bachillerato más flexible; 5.- Religión no computable y sin asignatura espejo; 6.- Valores cívicos y éticos; 7.- Participación de la comunidad educativa; 8.- Evaluaciones de diagnóstico; 9.- Tratamiento de las lenguas cooficiales.

1.- Derogación completa de la LOMCE:
La ministra ha recordado que la LOMCE no es en sí misma una ley reguladora de todo el sistema educativo, sino que se limitó a modificar diversos aspectos de la Ley Orgánica 2/2006, de 3 de mayo, de Educación (LOE), así como algunos otros aspectos concretos de la LODE y la Ley Orgánica de Universidades (en lo que respecta al acceso a la universidad).

“Desde el punto de vista jurídico, limitarnos simplemente a derogar la LOMCE, que a su vez, modificó parcialmente otra ley anterior –la LOE-, no resolvería los problemas planteados, puesto que las modificaciones permanecerían en la LOE modificada en 2013. Además, esa decisión de derogación sin otros cambios introduciría una situación jurídica contraria a la deseable claridad que deben perseguir todas las normas jurídicas”

Desde el punto de vista de su contenido, y en coherencia con el compromiso político anunciado, nos limitamos a modificar los aspectos más controvertidos que la LOMCE incorporó a la LOE, sin perjuicio de que, con dicho objetivo, y únicamente desde el punto de vista de la técnica jurídica utilizada, se hable de derogación formal de la LOMCE”, ha explicado la ministra.


Vídeos de la sesión

lunes, 26 de noviembre de 2018

La concertada deja atrás la crisis a costa de la pública: así es el desequilibrio educativo que el Gobierno promete corregir


Foto Europapress

La financiación pública de la privada bate su récord y supera los 6.000 millones, mientras la pública sigue lejos del umbral precrisis.
El Estado debe ser "subsidiario" en la educación, afirma el portavoz de los obispos
 Ángel Munárriz, Infolibre, 26 de noviembre de 2018

La educación concertada come terreno a la pública. El modelo privado financiado con fondos estales, que está aproximadamente en un 60% en manos de la Iglesia, avanza. Los números son elocuentes. En 2016, último año del que hay datos oficiales cerrados, el total de inversión pública en educación alcanzó los 47.578,9 millones de euros. A los centros públicos se dedicaron 41.523,5 millones, lo cual supuso un incremento del 2,06% con respecto al año anterior (40.681,8 millones). La subida en el porcentaje para la concertada fue algo mayor: un 2,35%, de 5.915,9 a 6.055 millones. Por primera vez la concertada pulveriza la marca de los 6.000 millones de euros, tras un crecimiento de su inversión que supera el 50% desde 2004. En cambio, la inversión en la pública sigue por debajo de los umbrales precrisis.

Este es el desequilibrio que el Gobierno pretende ahora corregir con su anunciada reforma de la Ley Orgánica de Mejora de Calidad Educativa (Lomce, o Ley Wert), que tiene entre sus propósitos eliminar la referencia a la "demanda social"como rectora de la planificación educativa, una fórmula que está alimentando el auge –y la financiación pública– de la concertada.

El techo de inversión en centros públicos de la Administración General del Estado y las comunidades autónomas –sobre todo estas, que cargan con casi todo el peso inversor y las competencias– se alcanzó en 2009. La inversión en la pública llegó entonces a los 48.003,9 millones. Eso son 6.480,4 millones más que en 2016. El retroceso ha sido del 14,2%. La inversión de 2016 en la red pública también es menor que en 2008 (46.297,64 millones) y en 2007 (42.298,70 millones), todo ello según los datos de la serie estadística del Ministerio de Educación, que en su última actualización abarca de 1992 a 2016.

En el periodo 2009-2016, en cambio, la inversión en concertada ha subido de 5.891,02 a 6.055 millones, lo que ha supuesto 2,78% puntos más. No obstante, el salto parte de más atrás. En 2004 la inversión en conciertos fue de 4.025 millones. Desde entonces el porcentaje ha crecido un 50,4%. Desde 1992, año en que arranca la serie y en el que se dedicaron 1.615,59 millones a la concertada, el porcentaje dedicado a la misma ha crecido en casi un 275%. La financiación de la educación pública ha subido bastante menos a lo largo de toda la serie, un 134,47% (de 17.709 a 41.523,5 millones).