jueves, 14 de febrero de 2019

Literatura en bachillerato: la pervivencia del canon franquista

Situar la literatura española en el contexto de la literatura europea y universal nos permitiría renovar un canon que, más que despertar conciencias, parece disecar las interpretaciones. Abordar la lectura de lo que escribieron sobre la guerra civil quienes la vivieron y hubieron de exiliarse nos permitiría desembarazarnos al fin de la censura a que la dictadura los condenó.



Guadalupe Jover, El Diario de la Educación, 14 de febrero de 2019

Campo de los almendros es el título que cierra la serie de los Campos de Max Aub, conjunto de novelas ambientadas en la guerra civil española. Estamos ya en 1939, Madrid ha caído en manos de los sublevados, y se presagia el final de la contienda y la derrota -prisión o fusilamiento- de quienes combatieron del lado de la República. No hay más esperanza que el exilio. Las muchedumbres protagonistas de la novela, arracimadas en el puerto de Alicante, confían en la llegada de un barco que les permita abandonar España. Max Aub nos ofrece retazos de conversaciones que, leídas hoy, nos interpelan con dureza.

– […] Lo único que dije fue que me preocupan estos niños.

– Déjalos, ya crecerán y tal vez lo que hicimos no haya sido en vano.


– ¿Qué dirán cuando se enteren de esto que está pasando? ¿De este fin que les legamos sin querer?

– No te preocupes. No se lo contarán y, si lo hacen, será de tal manera que nos les quedarán ganas de saber de nosotros. Lo tendrán que redescubrir todo por sí mismos.

No se lo contarán. No se lo contaremos. La pavorosa ignorancia de la ciudadanía española sobre lo acontecido -lo realmente acontecido- en la guerra civil española, en su gestación y en esa oscura y larguísima posguerra- está sin duda en la raíz de muchas de las sombras contemporáneas.

Cuando a principio de curso nos reunimos un nutrido grupo de profesores para hablar de la posibilidad de organizar algo en torno a los 80 años del final de la guerra civil española, la palabra que más se repetía era “miedo”. Un miedo que nacía -y así se confesaba abiertamente- del propio desconocimiento por parte de los docentes de lo que fuera la guerra de España y del temor a no saber abordarla en las aulas con “objetividad” y “sin ideologías”. Además -se decía- a los jóvenes les queda muy lejos.

Pero lo cierto es que a los jóvenes sí les interesa saber de la guerra civil, y esta sigue siendo una ominosa elipsis en, pongamos por caso, los manuales de literatura. Tras el 98, el 14, y el 27, el silencio. Acto seguido, “la literatura de posguerra”, en un frenético sucederse de generaciones reducidas para la mayoría de estudiantes a una retahíla de nombres vacíos.

miércoles, 13 de febrero de 2019

Segregación, cuotas y ventajas fiscales: los limbos legales de la enseñanza concertada


Fuente foto


Eduardo Bayona, Público, 13 de febrero de 2019

La enseñanza concertada flota en un marco legal mutante desde su implantación a mediados de los años 80, cuando, en menos de seis meses, la elección de “centros docentes distintos de los creados por los poderes públicos” para escolarizar a los niños paso de ser una “capacidad" de los padres a convertirse en un “derecho" )” que unos años después acabaría de perfilar el Supremo al dictaminar que carece de “carácter secundario o accesorio (…) para suplir las carencias de la enseñanza pública”, cuando ese era, precisamente, el motivo por el que se puso en marcha.

Ya desde entonces, el tratamiento legal de la enseñanza concertada en las edades de escolarización obligatoria ha generado numerosas polémicas, algunas de ellas cronificadas mientras otras llevan camino de estarlo.

¿Debe subvencionarse colegios que segregan a los niños por sexo?


La ley dice que sí, que no hay ningún problema por mucho que resulte chirriante en el mismo Estado cuya Constitución consagra la igualdad y veta la discriminación. Treinta y cinco años después, en 2013, la Lomce estableció que “no constituye discriminación la admisión de alumnos y alumnas o la organización de la enseñanza diferenciadas por sexos” y que eso en ningún caso podría conllevar “un trato menos favorable, ni una desventaja, a la hora de suscribir conciertos”.

El Tribunal Constitucional y el Supremo han avalado en varias ocasiones esa tesis y han obligado a comunidades autónomas como Andalucía, Aragón o Cantabria a financiar la actividad de colegios segregacionistas, algo que no ocurría antes de la Lomce y que en este curso se da en 87 centros: todos ellos religiosos, buena parte propiedad del Opus Dei y más de la mitad concentrados en Madrid (18), Catalunya (16) y la Comunitat Valenciana (15), que son los tres grandes feudos de una concertada que poco a poco gana terreno a la pública y a la privada.

“Separar a niños y niñas en las aulas solo sería justificable si hubiera que aplicar currículos distintos, pero eso es discriminatorio e injustificable”, sostiene Pedro Ocaña, secretario de Enseñanza Privada de CCOO, partidario de dejarlos al margen de los conciertos: “no se pueden utilizar fondos públicos para segregar por ningún motivo”.

“Aunque sean cada vez menos, es inadmisible que se sigan subvencionando centros que segregan”, anota Leticia Cardenal, presidenta de Ceapa (Confederación Española de Asociaciones de Padres y madres de Alumnos), mientras Jesús Gualix, responsable de Enseñanza Privada de UGT, defiende “lacoeducación, donde niños y niñas estudian juntos”, e invita a los centros segregacionistas a abandonar ese modelo.

“La educación es el ámbito ideal para promover cambios que acaben con la discriminación”, añade Ocaña, que reclama destinar los fondos que ahora reciben esos centros “a mejorar la financiación del resto de la concertada”.

¿Cómo se calcula la cuantía de un concierto?

martes, 5 de febrero de 2019

Celáa comparece en la Comisión de Educación para explicar la "reforma educativa" y la cotización de los becarios / VÍDEOS

Vídeos

Comisión de Educación, 5 de febrero de 2019

Esta mañana, a petición de grupos paralamentarios, comparecía en la Comisión de Educación la ministra Isabel Celáa para explica: 
A petición del PP "si se ha evaluado el impacto que tiene la disposición adicional quinta del Real Decreto-ley 28/2018, sobre la oferta existente de prácticas académicas, la pérdida de oferta que se va a producir, el efecto sobre la Formación Profesional Dual y quién piensa que va a asumir el coste de las cuotas de la Seguridad Social".
A petición de Unidos Podemos-En Comum Podem-En Marea "sus planes para derogar de forma urgente e inmediata la LOMCE"

Intervención de Isabel Celáa 


La intervención se iniciaba "de mayor a menor" como señalaría la Ministra de Educación, por tanto, empezaría por la Ley de Educación, para explicar posteriormente las cotizaciones de los becarios. Ninguna de las dos cuestiones han quedado suficientemente aclaradas. 

En relación a la reforma de la Ley de Educación ninguna novedad más allá de la afirmación de que "verá la luz en breve"...

viernes, 1 de febrero de 2019

Bilingüismo en Asturias / “Es muy sencillo desarrollar un Programa Bilingüe, pero es muy complicado hacerlo bien”

La realidad lingüística del Principado, en disputa por el ataque del Partido Popular a la lengua asturiana, se ha visto modificada por la implantación del programa bilingüe, una apuesta educativa controvertida.



Elena Plaza, El Salto, 1 de febrero de 2018

Empezó como un programa experimental en 2004 para implantarse a partir de 2008. Diez años después, un total de 222 centros educativos de primaria y secundaria, públicos y concertados, lo que supone más del 40% del alumnado, se han sumado al Programa Bilingüe de la Consejería de Educación del Principado de Asturias.

Un sistema con luces y sombras del que no está claro si beneficia o perjudica al estudiantado ya que depende de cada centro y su realidad, al igual que de cada alumna y alumno. Se cuestiona asimismo el hecho de si dos horas más a la semana en inglés favorecen ese bilingüismo o entorpecen el correcto conocimiento tanto de la lengua propia como de la extranjera (inglés en Primaria, inglés o francés en Secundaria, aunque solo siete centros imparten esta segunda opción).

En una comunidad autónoma como Asturias, con lengua propia aunque no reconocida oficialmente, en la que, según Pablo Casado, el alumnado parece ser que solo estudia hórreos y frixuelos, lo que se vive es un bilingüismo desequilibrado entre castellano y asturiano/gallego-asturiano (la fala de la zona más occidental de la región), en palabras de Tino Brugos, del sindicato de enseñanza Suatea. Este se ve acentuado por la introducción de un tercer idioma impuesto a través de este programa bilingüe. “Preferimos hablar de un aprendizaje en lengua extranjera, que nos parece muy importante, pero debe planificarse teniendo en cuenta la existencia de lenguas propias y de este desequilibio”, explica.

En cuanto a esta denominación, desde la Asociación Enseñanza Bilingüe también tienen sus observaciones. Dice Xavier Gisbert que “sería más correcto hablar de Enseñanza Bilingüe” ya que desde su organización no consideran que el programa asturiano sea bilingüe en realidad, “con excesivas debilidades y pocas o ninguna fortaleza”.  

Qué es ser bilingüe


En Asturias existen tres modelos: los centros no bilingües que no se han adherido a este tipo de enseñanza, los que tienen sección bilingüe (y que se venden como bilingües pero que no lo son) y los de programa bilingüe como tal (dos en Primaria y dos en Secundaria), fruto de un convenio firmado en 1996 entre el Ministerio de Educación y el British Council.

lunes, 28 de enero de 2019

Es posible vivir sin PISA

PISA no puede tener valor formativo porque no nos proporciona la información que se necesita para entender, para ayudar, no para seleccionar.
Fuente foto


José Gimeno Sacristán, El Diario de la Educación, 28 de enero de 2019

Del nacimiento de una visión de la educación


Creemos que poco se puede decir acerca del Informe PISA (Program for International Student Assessment) que hace público la OCDE cada tres años. En el correspondiente al año 2006 se asume que la misión de este informe es la de ofrecer información como un recurso para que los países miembros puedan adoptar las decisiones y políticas públicas necesarias para mejorar los niveles de los sistemas educativos en beneficio de los estudiantes. Sus autores y promotores lo presentan como una herramienta que pretende diagnosticar las debilidades y fortalezas de los sistemas educativos, de acuerdo con los supuestos que proponen quienes deciden todo el proceso.

Detrás de este proyecto existe un complejo background de supuestos filosóficos, morales, políticos, económicos, sociales, psicológicos y pedagógicos que constituyen un argumentario que se convierte en una especie de narrativa que arropa al proyecto de la OCDE. Con ese envoltorio se “vende” el hallazgo a los gobiernos sobre la valía del proyecto (sin poner muchas exigencias, pues está avalado por la autoridad de procedencia). ¿Cómo dudar de lo valioso que es, viniendo de quien viene?

PISA se constituye con una novedad: el rechazo a los contenidos ”tradicionales” y su sustitución por las competencias [J. Gimeno Sacristán (Autor y comp) (2008), Educar por competencias, ¿Qué hay de nuevo?, Morata, Madrid]. Un constructo éste con una larga historia, sobre todo en la formación profesional, al que ahora se le está cambiando su significado original que sustituye por otro más “actualizado”, más amplio y, digamos, también más confuso.

El primer informe PISA lleva el título de: La medida de los conocimientos y destrezas de los alumnos. Sin dejarse notar, en posteriores informes los contenidos y las destrezas se sustituyen por competencias, a las que PISA define como “un saber hacer en situaciones concretas que requieren la aplicación creativa, flexible y responsable de conocimientos, habilidades y actitudes”.

No tenemos clara su “composición”, la intensidad de los componentes, el cómo se crea, si su crecimiento se da solamente en los ámbitos escolares o fuera de ellos. O cómo pueden analizarse para desarrollar las operaciones que, dada su supuesta universalidad, podrán ser aplicadas por todos los docentes, centro educativos, administradores, etc. en todos los países.

Las pruebas de PISA actúan de aglutinantes que prestan coherencia u homogeneidad a los sistemas educativos y que hacen posible la comparación entre ellos. Se produce la contradicción: buscar un objetivo común, compartido con el derecho que tienen los individuos a que su singularidad sea respetada.

Preguntas que inquietan en un proyecto “ateórico”

sábado, 19 de enero de 2019

Ira y ansiedad en la propaganda educativa

Por Enrique del Teso




Enrique del Teso, La Voz de Asturias, 19 de enero de 2019

En Andalucía la educación fue una prioridad en los acuerdos de las tres derechas (Vox exigió a gritos libertad educativa; cuanto más de extrema derecha sea un partido u organización más grande se hace la palabra libertad en su boca cuando hablan de educación; qué raro). No es verdad que la política se ocupe sólo del corto plazo. En educación se trabaja mucho en el largo plazo, porque no mueve votos pero sí intereses. Por supuesto, es un campo que conoce muy bien la miopía del corto plazo (a quién se le ocurre creer que en una legislatura se puede generalizar la enseñanza bilingüe rebañando el inglés que pueda flotar en los rincones de las salas de profesores y llevando a unos cuantos a Toronto a hacer un cursillo). Pero la educación es una prioridad porque tiene tres aspectos que la hacen golosa:
  • En primer lugar, es un ámbito muy apetecible de influencia, adoctrinamiento ideológico y relaciones sociales. 
  • En segundo lugar, al ser un servicio universalmente requerido, es un espacio muy lucrativo de negocio si se privatiza. 
  • Y en tercer lugar, la enorme masa de software que se instala en el cerebro de los jóvenes es muy provechosa si se puede modificar y derivar para fines sólo económicos. Pero no se puede conseguir adoctrinamiento, negocio e instrumentalización económica sin invertir y planificar en el largo plazo.

lunes, 14 de enero de 2019

Cuatro formas de segregar al alumnado en las escuelas y parar el ascensor social



Un niño, en una imagen de archivo, se dirige a su primer día de escuela. / Alfredo Aldai / EFE / Cuartopoder

Sara Montero,Cuartopoder, 14 de enero de 2019

La Educación es una de las vías de integración más importante de un país y tiene capacidad transformadora. Por eso, siempre es una batalla entre gobiernos de distinto signo de un mismo país y, como prueba, las sucesivas leyes educativas que no han logrado darle un marco estable en España. Aunque la Constitución consagra que “todos tienen el derecho a la educación” y a una enseñanza básica “obligatoria y gratuita”, hay muchos mecanismos que obstaculizan la igualdad de oportunidades entre el alumnado que debe garantizar la enseñanza pública y ralentizan (cuando no paran) el ascenso social. 

Los movimientos sociales y laborales, como la Marea Verde, llevan años denunciando que los gobiernos han adelgazado la enseñanza pública con los recortes durante la crisis, pero estos activistas también están vigilantes sobre cómo se desvía el dinero público a la empresa privada o cómo se segrega a los alumnos dejando al margen a los que tienen una mayor necesidad de atención por parte de las administraciones autonómicas que ostentan esta competencia.