viernes, 26 de febrero de 2016

Educación y Escuela Pública en el acuerdo PSOE-Ciudadanos


COMUNICADO DE "YO ESTUDIÉ EN LA PÚBLICA"




El miércoles 24 Pedro Sánchez y Albert Rivera, con toda solemnidad, en la Sala Constitucional presidida por los "padres de la Constitución", firmaban un ACUERDO PARA UN GOBIERNO REFORMISTA Y DE PROGRESO, documento de 66 páginas que dedica uno de sus siete apartados al tema de la Educación:
III.  Alcanzar un Pacto Social y Político por la Educación, la Ciencia y la Cultura como uno de los ejes fundamentales para garantizar la igualdad de oportunidades:  1. El Pacto por la Educación. 2. El Pacto por la Ciencia. 3. La Cultura como eje vertebrador del país
En ellos, salvo una declaración de principios en la introducción ("El derecho a una educación universal y gratuita es uno de los derechos fundamentales consagrados en nuestra Constitución y corresponde a los poderes públicos desarrollar políticas que proporcionen una formación equitativa y de calidad a la ciudadanía y una educación pública de calidad que garantice la equidad y la igualdad de oportunidades"), pocas, o ninguna, concreción de la que se permita deducir una defensa de la Escuela Pública frente a la privatización y los recortes que viene soportando: nada se habla de LA concertación con empresas privadas y nada de presupuestos e inversión educativa, más allá de "garantizar, asimismo, la gratuidad de la enseñanza pública obligatoria, con las ayudas precisas para la adquisición y la compartición de libros de texto", sin aclarar el significado que dan a la palabra "pública", ¿incluye también esa doble red de centros sostenidos con fondos públicos?

¿Y cómo podemos interpretar, además, un texto sabiendo que detrás de todo ello está Luis Garicano, economista estrella de Ciudadanos. Bastaría leer un artículo de opinión publicado en El País en octubre de 2015, para saber qué podemos esperar: La educación: la gran asignatura pendiente, y cuyo ideario puede resumirse en esta frase del artículo "faltan mecanismos que adapten lo que se aprende a las necesidades que el mercado de trabajo pide". ¿Dónde quedan las propuestas electorales del PSOE?

La LOMCE ya no se deroga, se paraliza, y además se da un plazo de seis meses para alcanzar "un pacto educativo", ¿es posible en ese tiempo un verdadero diálogo con agentes sociales, políticos, comunidad educativa... de la que surjan acuerdos perdurables?

Se habla de MIR educativo, de Estatuto del Personal Docente, de "evaluaciones periódicas y eficaces" de Centros, de mejorar competencias educativas como "el espíritu emprendedor", de la implantación del bilingüismo...

Mejor lean (de la página 26 a la 30),  y juzguen .....

El colectivo "Yo Estudié en la Pública" lo ha leído, analizado y ha "emitido veredicto". Ayer jueves publicaba un comunicado en su Facebook que reproducimos:


Imagen de David de las Heras incluida en el artículo de opinión citado

COMUNICADO DE YO ESTUDIE EN LA PÚBLICA TRAS EL ACUERDO PSOE-CIUDADANOS

Desde de "Yo Estudié en la Pública" valoramos con extrema preocupación el pacto PSOE-Ciudadanos. Tras la lectura de la parte del documento que se refiere a la educación, entendemos que Ciudadanos ha logrado por fin situar el debate educativo en su territorio. No olvidemos que su programa está en manos de Luis Garicano, quien atribuye a la educación una dimensión fundamentalmente económica. La brújula educativa es precisamente esta: “habilitar mecanismos que adapten lo que se aprende a las necesidades del mercado”.

En el documento se incurre en una serie de inconcreciones y generalidades que, nos tememos, pueden terminar en decisiones que amenacen los pilares democráticos de la educación pública. Señalamos algunas de ellas:

-Renuncia a la derogación de la LOMCE. En su lugar podemos leer que “se paralizará con carácter inmediato el calendario de implantación de la LOMCE en todos aquellos aspectos que no han entrado en vigor”, redacción que puede estar anticipando un lavado de cara de la ley en sus aspectos más controvertidos o de mayor rechazo social (reválidas, asignatura evaluable de Religión) para alcanzar, sobre lo que sobreviva de esta ley - inaceptable por muchas razones- un Pacto educativo.

-Se menciona la voluntad de llegar a un Pacto social y político por la educación, pero establecido en el escaso margen de tiempo de seis meses. Si lo que de verdad se persigue es un diálogo entre los diferentes agentes sociales y educativos, del que surjan consensos con posibilidades de mantenerse en el futuro, los tiempos manejados deben ser mucho más amplios; a menos que la explicitación del Pacto no sea más que una mascarada bajo la que ultimar y firmar en despachos un documento que algunos –y nos referimos a Garicano y José Antonio Marina- ya se han ofrecido para redactarlo.

-Implantación en todo el Estado del modelo de educación bilingüe (trilingüe en las Comunidades con dos lenguas cooficiales) cuya avanzadilla en la Comunidad de Madrid ha dejado patente, además de su fracaso, su “virtud” segregadora.

-Elevación del “espíritu emprendedor” a competencia básica (a la altura de, por ejemplo, la capacidad crítica) en la línea de educación neoliberal, eje del programa de Ciudadanos. A estas alturas, con evidencias claras del agotamiento de un sistema económico que nos ha llevado a una crisis humanitaria y medioambiental de dimensiones sobrecogedoras, no toleramos que la escuela dé la bienvenida a dicha pseudocompetencia. Puestos a imaginar, nos parecen mucho más elementales y urgentes las competencias en la solidaridad o en la sensibilidad medioambiental –de las que no hay ni rastro en el documento.

-Evaluación de centros, que, en el sentido de los ejemplos en que se vienen inspirando, derivan en la salvaje competitividad y establecimiento de ránkings de centros.

Llamar progresista y de izquierdas a un documento que supedita la educación a las demandas del mercado, un documento que se inspira en la gestión empresarial para proyectar las experiencias que niños y niñas, que adolescentes, vivirán en un centro, llamarlo de este modo, es aceptar que el lenguaje sirve unas veces para comunicar, y otras, como en este caso, para presentarse con disfraces incompatibles con su verdadero contenido.

Nos asustan los fundamentos de este documento. Anticipan un impulso contrario a esa educación pública, transformadora, multicultural, laica y democrática que llevamos tiempo defendiendo.

Decimos NO al documento del pacto de PSOE-Ciudadanos.

No hay comentarios:

Publicar un comentario en la entrada