lunes, 24 de octubre de 2016

26O: Comunicado a la comunidad educativa _ Mareas por la Educación Pública


Sobran motivos para que el conjunto de la comunidad educativa retome la movilización






Comunicado


El inicio de curso ha vuelto a poner sobre la mesa la necesidad de movilizarse por la defensa de una educación pública y de calidad que, en la actualidad, sigue padeciendo las políticas de los gobiernos del Partido Popular, a nivel estatal y en diversas comunidades autónomas, o por fuerzas como el PSOE en Andalucía, ha sido en todo momento de recortar los servicios públicos y de favorecer la educación concertada.

Son ya muchos despidos: nos faltan más de 30.000 docentes entre todos los niveles educativos (Secundaria, FP, Infantil y Primaria), eliminados curso a curso desde 2012. Todos esos despidos se podían haber evitado si no se hubiese recortado en educación. El R.D. 14/2012 supuso la aplicación de drásticos recortes en Educación, que no era más que concretar el infame acuerdo del PP y el PSOE en verano de 2011 para reformar el artículo 135 de la Constitución: rescatar a la banca antes que pagar servicios públicos o sostener derechos sociales para la gente, abandonándola en el peor momento de una crisis que ya dura demasiado.

Este es el origen de todos los tijeretazos que desde entonces venimos sufriendo: de la pérdida de puestos docentes de la reducción de presupuestos para el funcionamiento de los centros educativos, de la pérdida de plazas públicas en Educación Infantil, Primaria, Secundaria y Bachillerato, enseñanzas de Idiomas, de Adultos, Formación Profesional, desaparición de proyectos de Garantía Social locales…, favoreciendo el mantenimiento de unidades en la concertada, dentro de la lógica mercantilista y privatizadora; del deterioro progresivo y profundo de las asignaturas de humanidades -entre ellas la filosofía, el latín y el griego- así como de las enseñanzas artísticas (música y educación plástica); de la manera en que se gestiona la cobertura de bajas en el profesorado, que se ceda a empresas privadas servicios complementarios como intérpretes de Lengua de signos española, comedores y extraescolares a la baja aunque ello sea a costa de empeorar su calidad o quitando un medio de vida local a familias que lo necesitan; que los apoyos al alumnado con necesidades educativas especiales se vean reducidos, que suba la ratio al haber menos profesorado o que planes como el bilingüismo o las TIC queden a la voluntariedad del profesorado, asumiendo una responsabilidad y compromiso que la administración le niega.

Ante esta situación, se ha reactivado la movilización en diversos puntos de la Península, ha habido capacidad de reacción, y se ha contestado ante estas arbitrariedades, como los despidos de interinos en Andalucía, la imposición de directores a dedo en Madrid; pero el silencio cómplice del Partido Socialista, y el beneplácito de Ciudadanos, va a permitir nuevamente que el Partido Popular pueda seguir gobernando, y esta vez les recordamos que una mayoría les ha dicho que no quiere la LOMCE, ni las reválidas, ni vamos a asumir el compromiso adquirido por Rajoy de 3,9 en el producto interior bruto en educación.

La ola verde merece la pena alimentarla con nuevas movilizaciones que sigan en la línea de construir una educación pública de calidad y universal. Toda la comunidad educativa sabe bien que a día de hoy no sobran docentes para atender a sus hijos/as de la misma forma que no sobran médicos y enfermeros. Todo lo contrario. La falta de profesorado en la pública daña la educación de nuestro alumnado. En la práctica, disminuir el número de profesores/as por centro conlleva aumentar el número de alumnos y alumnas por clase. La no sustitución inmediata del profesorado de baja conlleva que cursos enteros pierdan numerosas horas de clase al año. Menos calidad educativa, más precariedad en el trabajo docente. Incluso la gratuidad de los libros en la ESO se está viendo en peligro. Es ya mucho el alumnado que no tiene acceso a libros de texto en nuestros institutos. Son recortes en presupuesto de los centros que no pueden pagar facturas, en la privatización de los comedores escolares, en la no cobertura de vacantes de infantil, ... Toda esta política favorece claramente la educación concertada ya que sólo devaluando la escuela pública, la escuela concertada puede sobrevivir. En el caso de tener una escuela pública verdaderamente de calidad no hay negocio para la concertada. Lo que está en juego a medio plazo es por tanto la propia Educación Pública como tal.

No queremos una serie de leyes educativas que sólo busquen adecuar la enseñanza a los intereses económicos de las grandes multinacionales que se sirven de quienes legislan, en lugar de dotar a nuestros hijos/as y estudiantes de una formación integral y emancipatoria, con una educación universal, laica y gratuita. En una sociedad en crisis, en la que las cifras de paro son cada vez más importantes y el tipo de trabajo para nuestros jóvenes es cada vez más precario, de qué sirve gastar dinero en educación. Según los que nos gobiernan, nuestra sociedad no necesita a jóvenes muy formados para acabar en el paro, sino más bien una mano de obra barata cuyo nivel de formación se adecue al trabajo precario existente. Esa es la lógica del todas las últimas reformas universitarias y de educación en general.

Por todo ello, pensamos que sobran motivos para que el conjunto de la comunidad educativa retome la movilización. El próximo día 26 de octubre está convocada una jornada de huelga tanto a nivel estudiantil como docente y de familias (la CEAPA ha animado a padres y madres de alumnado a secundarla al ser el derecho a la educación de calidad de sus hijos/as el que está siendo vulnerado).

Desde Mareas por la Educación Pública, llamamos a secundar la Huelga Educativa y a sumarnos a las manifestaciones convocadas en los diversos territorios. No porque pensemos que ésta vaya a acabar con las políticas de recortes o con las reformas anti educativas, sino porque pensamos que es un primer paso para ir construyendo la necesaria movilización sostenida en el tiempo y unitaria que esté en capacidad de acumule la fuerza social necesaria para doblegar las políticas antisociales tanto del gobierno de la Junta como del futuro gobierno central. En ese sentido, pensamos que la convocatoria de huelga docente del próximo 26 de octubre debería haber sido una convocatoria mucho más unitaria. No entramos a valorar las razones de dicho fracaso dicha circunstancia. Sin embargo, sí emplazamos desde ya al conjunto de la comunidad educativa y a sus respectivas organizaciones sindicales, estudiantiles y de padres y madres a que juntos/as vayamos perfilando un calendario de movilización duradero en el tiempo que desemboque en unas grandes jornadas de huelga educativas masivamente secundadas a finales de noviembre.

El próximo 26 de octubre es un primer paso. Contra la LOMCE y contra todos los recortes en educación vengan de donde vengan. No al rescate bancario a costa de los servicios públicos de tod@s. Construyamos esa fecha de movilización tod@s junt@s. Invitamos en este sentido al conjunto de la comunidad educativa a que secunden las manifestaciones previstas para ese día y a nuestro alumnado y compañer@s docentes a que ese día dejen los centros de estudio totalmente vacíos.

Porque la EDUCACIÓN es un DERECHO. 
ESCUELA PÚBLICA DE TOD@S Y PARA TOD@S 




No hay comentarios:

Publicar un comentario en la entrada