miércoles, 10 de junio de 2015

Apostando por el material didáctico en formato libre

Y por continuar con los libros de texto del actual curso escolar.



Llegamos a final de curso y en los Departamentos se inician los debates sobre los libros de texto con los que se trabajará para el próximo curso.

¿Son los materiales didácticos en formato libre una alternativa?

Para quienes pensamos que el libro de texto no es sino una herramienta más y defendemos la gratuidad del material escolar, indudablemente sí. El material digital en formato libre es un paso más hacia la consecución de ambos fines.

Entre opciones existentes en la red, y aunque aún no cuente con los materiales de todas las asignaturas, apostamos por proyectos como TEXTOS MAREA VERDE (y animamos a los Departamentos  a que comprueben la validez de los libros para sus institutos -y se animen a colaborar-), muy especialmente en estos momentos en que la incertidumbre ante la LOMCE hacen necesarias alternativas que racionalicen el gasto de las familias y el esfuerzo de los docentes.

Se trata de un proyecto colaborativo para crear textos y materiales para ESO y Bachiller, realizado por profesorado de la Comunidad de Madrid en el que han colaborado, y puede colaborar, profesorado de otras comunidades. Tal y como señalan en la web, es "un proyecto reivindicativo defendiendo la escuela pública de tod@s para tod@s -que seguimos reivindicando- y que gracias al fácil acceso de nuestros libros se ha convertido en un Proyecto de amplio espectro, aumentando su eficiencia al máximo":
Son libros personalizables. Pueden solicitarse en formato editable, de modo  que puedan modificarse, adaptarse y adecuarse a las necesidades de cada profesor/a.
Material para utilizar en el aula en formato digital (ordenador, proyector, tablet) y que también puede solicitarse en formato fotocopiable, para ser impreso en papel.
Al recibir sugerencias y colaboraciones del profesorado, son materiales vivos, en continua actualización y mejora.
Son gratuitos. (Publicados bajo licencia Creative Commons Atribución-NoComercial-CompartirIgual 4.0 Internacional, licencia que permite el uso y modificación del material siempre que no sea con fines comerciales, se cite la autoría (LibrosMareaVerde) y se mantenga el mismo tipo de licencia en las modificaciones de la obra. Estos libros están registrados en el Registro de la Propiedad Intelectual de la compañía Digital Media Rights)
En estos momentos, los materiales de Lengua Española y Matemáticas están completos para todos los cursos de ESO y Bachiller, y se están completando para el resto de asignaturas.
También para compartir materiales didácticos en formato libre surgió el año pasado la web EDUCATRIBU, espacio colaborativo "de trabajo abierto a la incorporación de cuantas personas compartan nuestra aspiración: familiares, docentes, estudiantes y todas las interesadas en la educación. Uno de nuestros objetivos más inmediatos es favorecer que el profesorado y el alumnado de los niveles educativos no universitarios puedan disponer de materiales didácticos gratuitos para sus procesos de enseñanza y aprendizaje". Los materiales, que no libros de texto, intentan abarcar desde Educación Infantil a Educación de Adultos

Cualquiera de estos proyectos son compatibles con otras alternativas hacia la gratuidad (intercambio, préstamo..), que ayudan a tomar conciencia del uso de libros de texto como bien colectivo, no individual, avanzando, por tanto, en la idea de comunidad educativa.

Hacia la gratuidad de los materiales escolares

No pretendemos aquí entrar en el complejo negocio de los libros de texto ni en quienes están detrás de una importantísima parte de las editoriales de nuestro país (baste echar un vistazo a un artículo de 2014 publicado en La Opinión de Murcia: La LOMCE, currículum y el negocio de los libros de texto, de Antonio Rubio Calín), se trata únicamente de reflexionar sobre las indudables ventajas que los materiales en formato libre nos ofrecen.

El camino hacia la gratuidad de los libros de texto (no digitales), ya ha sido emprendido por dos comunidades, Andalucía y Navarra. En ambos casos el sistema utilizado es el de préstamo y reutilización (los libros, propiedad de la Administración, permanecen en el Centro) y alcanza a todo el alumnado. Este sistema (como los intercambios y los bancos de libros, aunque en este caso no alcancen a todo el alumnado), además, ayuda a tomar conciencia del uso de libros de texto como un bien colectivo, no individual, como un recurso más, avanzando, por tanto, en la idea de comunidad educativa.

En otras comunidades predomina el sistema de becas, que generalmente llega a un número reducido de alumnas y alumnos, si bien va cobrando cuerpo el sistema de intercambio.

En Asturias, (donde programas de Intercambio de libros de Texto cumplen ya 16 años y bancos e intercambios se están llevando ya en muchos Centros), para el próximo curso la Consejería de Educación ha establecido un nuevo sistema, que "caminando hacia la gratuidad" (la Consejera afirma conseguir en seis años), aumenta sensiblemente el trabajo burocrático de los Centros: el dinero de las becas será gestionado por cada Centro que será el encargado de comprar los libros que se "prestarán" al alumnado que tenga beca, y los libros permanecerán en los Centro. Este sistema solo se aplicará en la Escuela Pública, mientras que en para el alumnado de los centros privados subvencionados continuará el sistema de becas directas.

¿Y qué pasa con los libros de texto digitales que presentan las editoriales?

Últimamente los medios de comunicación se han hecho eco de las "modernidades" de los colegios  de la Compañía de Jesús que abandonarán los textos convencionales para sustituirlos por digitales, como si sustituir un formato por otro sin cambio metodológico supusiera algún avance y como si en los centros públicos estuviéramos aún "manejando el Trivium y el Cuadrivium".

Estos libros de texto digitales, que ciertamente "ocupan" menos, son más baratos, -no gratuitos-, motivan más...., siguen siendo elaborados por las mismas editoriales, y suman un nuevo problema: no es posible establecer sistemas de intercambio ni bancos de libros, son utilizables individualmente y las licencias son temporales. ¿Dónde estaría el negocio de no ser así?


Por todo lo anterior, desde el Movimiento Social por la Escuela Pública animamos a Centros y profesorado a utilizar materiales en formato libre, incorporándolos a la práctica habitual del aula siempre que sea posible.

Igualmente, si se utilizan libros de texto pedimos que se haga todo lo posible para que se sigan utilizando los libros del actual curso escolar, y, en el camino hacia la gratuidad, se apoyen los programas de intercambio y bancos de libros (en esta línea va el estudio de la Defensora del Pueblo Gratuidad de los libros de texto: Programas, ayudas, préstamos y reutilización, así como la propuesta que elevó el Consejo Escolar del Estado  a finales del pasado curso)

La excusa de la LOMCE no justifica el gasto de la compra de nuevos libros cuando existen otras alternativas posibles y cuando los libros de texto no deberían ser la única herramienta pedagógica.


No hay comentarios:

Publicar un comentario en la entrada