domingo, 3 de mayo de 2015

Los libros ahora se escriben en el cole


Alumnado de 2 ESO, IES Universidad Laboral de Gijón / Marcos León (LNE)

Los jesuitas anunciaban, también en Asturias, que en sus colegios el próximo curso los libros de texto serían sustituidos por libros electrónicos, lo que se recibió como un salto hacia una "modernidad" de la que adolecería la educación pública, anclada en el "conservadurismo". Como si sustituir un libro por otro, (y por supuesto, no un libro digital de código abierto), sin más, no fuera sino un mero cambio de soporte.  

Afortunadamente, tras el "excepcional márketing" con que los jesuítas vendían su "innovadora" propuesta educativa, empiezan a tener sitio también en los medios, aún tímidamente, experiencias que, cuando el férreo corsé de los currículos lo permite, llevan desarrollándose desde hace tiempo en la Escuela Pública.

La Nueva España, ("El cole ya no va por el libro"), se hacía eco de dos de esas experiencias, las que se están llevando a cabo en el C.P de Ablaña-La Pereda de Mieres  y en el IES Universidad Laboral de Gijón. 

En el colegio público mierense (un pequeño colegio con 28 alumnas y alumnos de entre tres y doce años, agrupados en tres aulas), han desaparecido los libros de texto desde el curso pasado. Se trabaja por proyectos. No solo no hay libros de texto, tampoco hay asignaturas ni horarios convencionales; a partir de un tema central se trabajan distintas materias, y en el proyecto participa todo el alumnado, graduando los niveles de dificultad para adaptarlo a las necesidades individuales, pero siempre en grupo, porque la pauta la marca el aprendizaje colectivo
...."En el colegio de La Pereda, el libro lo van haciendo ellos, prima el trabajo cooperativo y se trata de que los alumnos tiren unos de otros, apunta la directora, Macu Argüelles" [...]
[...] "Trabajamos mucho", resume la directora, mucho más que si siguieran el camino trillado de los libros, las lecciones, los temarios y los deberes, "pero recompensa". Nadie se aburre y ella ha visto que "merece la pena". [...]  
 [...]  Aquí no se aprende de memoria, "pero lo que se investiga no se les olvida" y cuando salgan "puede que no sepan el presente del verbo amar, pero saben utilizarlo". Argüelles recuerda al alumno que asombró a una inspectora de Educación hablándole de los estromatolitos, los primeros organismos que habitaron la Tierra [...]
C.P. de Ablaña-La Pereda / Marcos León (LNE)

En el IES Universidad Laboral, en la clase de Tecnologías no hay ni libros, ni bolígrafos ni libretas sobre ninguna de las cinco mesas en las que, divididos en grupos, trabajan los 22 alumnos y alumnas de 2º ESO.   Ante el tema planteado cada grupo trabaja para ir dando respuesta a las cuestiones. Los trabajos se hacen siguiendo unas pautas y utilizando las herramientas que el profesor ha seleccionado, pero con libertad para debatir, hablar y tomar decisiones. No hay libro de texto,  pero también aquí el "libro de texto" lo hacen entre todas y todos, en un proceso totalmente interactivo del aprendizaje. Sus únicas herramientas el ordenador o la tableta y el móvil. 
[...] Su profesor, Omar Fernández, se declara abiertamente partidario de la "gamificación", de este aprender jugando que estimula y da libertad a los alumnos, de una mudanza metodológica completa que conduce a la escuela hacia la inmersión en un sistema "más motivador, más creativo y, sobre todo, más dinámico y participativo para ellos"  [...]
 [...] "No se pueden poner muros al mar, es más sencillo y motivador aprovechar los avances tecnológicos que aislarse de ellos" [...]
[...] He aquí, a su juicio, la verdadera supresión de los libros, que no puede ser una simple mudanza de soporte, que es algo más profundo y próximo a "un cambio de metodología". Y un libro digital, por sí solo, "no es metodología".

No hay comentarios:

Publicar un comentario en la entrada