viernes, 5 de diciembre de 2014

La educación infantil, clave en un sistema educativo que busque equidad e igualdad de oportunidades



Que la educación infantil es una etapa fundamental en la educación porque en ella está la base de la equidad y la igualdad educativa es algo que venimos defendiendo muchos colectivos, exigiendo, además, a las Administraciones correspondientes que la etapa 0-3, como lo está ya la etapa 3-6, se incluya en la Red Educativa Pública, y que, además, sea una etapa, obligatoria y gratuita, (en Asturias, colectivos, sindicatos y partidos políticos estamos movilizándose nuevamente por esa reivindicación). Se agradece, por tanto, la aparición de estudios que, con datos objetivos, añadan nuevos argumentos.

Eso es precisamente lo que ofrece el informe: Aprendizaje y ciclo vital. La desigualdad de oportunidades desde la educación preescolar a la edad adulta, realizado por Héctor Cebolla-Boado, Jonas Radl y Leire Salazar, y publicado en 2014 en la Colección Estudios Sociales Núm. 39. Obra Social de la Caixa. En el informe determinan que la educación infantil, si bien es universalmente positiva, lo es en un 100% más en el caso de las hijas e hijos de familias desfavorecidas, es el gasto más redistributivo, el que mejor permite reducir las diferencias y el fracaso escolar.


Obviando el término "preescolar" del informe, (hablamos siempre de escuelas infantiles), el informe concluye que que la educación temprana es una etapa formativa decisiva, que influye directamente en los resultados futuros de los niños en competencias básicas, sea cual sea su origen socioeconómico:
• Los hijos de las familias más desfavorecidas son los que más se benefician del acceso a una educación preescolar de calidad. Su beneficio es dos veces mayor. Por ello, es la clave para prevenir el fracaso escolar en edades más avanzadas, y para mitigar la desigualdad de oportunidades educativas.
• Aparte de la educación preescolar, el sistema educativo español no modifica el impacto de las ventajas o desventajas de partida que los niños tienen por pertenecer a hogares con más o menos recursos. Los centros educativos españoles de primaria y secundaria no alteran las desigualdades de partida que los niños traen de sus hogares, es decir, ni aumentan ni reducen sustancialmente la desigualdad de origen.
• Los autores apuntan que, aunque se suele atribuir el fracaso escolar a la educación secundaria, son las etapas anteriores la clave para prevenirlo. De hecho, si la desigualdad educativa se reduce en algunas fases es solo porque el sistema educativo es más selectivo y expulsa a los que tienen peor rendimiento, entre los que los niños de orígenes humildes están sobrerrepresentados.
• La universidad es la etapa en la que menos se visibilizan las desigualdades. Una vez que el fracaso escolar ha expulsado a los estudiantes con peor rendimiento en la educación secundaria, el sistema universitario genera muy pocas diferencias en el aprendizaje de los estudiantes.....
Continuar leyendo la nota de prensa en la que se resumen las conclusiones del informe .


Informe completo

No hay comentarios:

Publicar un comentario en la entrada