lunes, 27 de febrero de 2017

Las calumnias sobre la Escuela Pública base de la defensa de subvenciones a centros privados

¡Quieren cargarse los colegios concertados! / Respuesta a Javier Jové Sandoval




¡Quieren cargarse los colegios concertados!  es el título de la tribuna de Javier Jové Sandoval que, el pasado 8 de febrero, publicaba El Comercio.

En ella, Jové Sandoval, ante la inminente revisión de los "conciertos educativos", escribía perlas como estas:
..."Libertad que, como siempre, cuenta con poderosos enemigos, enemigos que quieren acabar con ese pequeño reducto (colegios concertados) y así poder imponer su totalitaria visión de la sociedad y liquidar cualquier atisbo de libre elección de las familias, todo ello en beneficio de una casta funcionarial y sindical que se lucra a costa de contribuyente imponiendo una educación pública carísima y –como demuestran todos los indicadores  internacionales- de mala calidad"
"Una escuela pública que solo consigue alumnos mediante el gansteril procedimiento de cerrar aulas de la concertada"
"Una educación pública que no solo da una peor educación a nuestros hijos, sino que además cuesta al Principado –y al contribuyente- el doble que la concertada".
"Los profesores de la educación pública en realidad no defienden una educación universal, gratuita y de calidad, no defienden los intereses de los alumnos, lo que defienden son sus privilegios laborales"
 "Una educación pública que está tomada por elementos de claro sesgo izquierdista, que usan las aulas para intoxicar a los niños con sus prejuicios sobre el capitalismo, las causas de la pobreza, el conflicto árabe israelí, el homosexualismo o el presidente Trump".
"La oposición a los colegios concertados procede de la defensa de unos privilegios laborales y de intereses políticos e ideológicos, Asi que ya saben, a los del 'lobby' del Movimiento por la Educación Pública les importan un bledo tus hijos; ellos están a lo suyo, a seguir viviendo como curas con cargo a tu dinero y a adoctrinar a nuestros hijos en su ideología"



El "derecho a réplica" se publicó en el mismo periódico en la sección Cartas al Director, el 25 de febrero, Respuesta a Javier Jové Sandoval, firmado por José María Rosell y Javier López, miembros del Movimiento Social por la Escuela Pública. Tribuna y "réplica"se publicaron solo en papel.

Respuesta a Javier José Sandoval


En su artículo del día 8 de febrero en este periódico afirma Ud. que "la escuela pública (...) sólo consigue alumnos mediante el gansteril procedimiento de cerrar aulas de la concertada." Nada más lejos de la realidad. La escuela pública consigue alumnos porque está obligada a acoger a todos. Al acoger a todos, no selecciona y los resultados son acordes con lo que asume. Dice Ud. que los profesores de la pública defienden sus privilegios y cobran más que los de la concertada. Ha de saber que actualmente el 25 % del profesorado público es interino y la mayor parte de ellos a medio horario, es decir, menos de 1.000 €.  Los demás, son funcionarios, han superado una oposición y se les retribuye de acuerdo con los criterios que ha establecido el Estado. Los profesores de la concertada por el contrario son "designados", "cooptados" y, si son "fieles", también tienen el puesto asegurado. 

Dice Ud. que los profesores de la pública "usan las aulas para intoxicar a los niños con sus prejuicios sobre el capitalismo, las causas de la pobreza, el conflicto árabe Israelí, el homosexualismo y el presidente Trump." De las encuestas que se vienen realizando sobre la mentalidad e ideas del profesorado público se deduce más bien un perfil bastante alejado de todo eso que Ud. mezcla. Si por algo se caracterizan los centros públicos es por no adoctrinar, dada la heterogeneidad del profesorado de la misma y la no existencia de "idearios" de centro que sí existen en los centros privados-concertados. 

Afirma Ud. que resulta más cara la pública que la concertada. La pública, por ley, atiende a todos los alumnos, incluso a los, digamos "diferentes". Debe organizar para ellos grupos "flexibles" y de "necesidades educativas especiales" y eso resulta muy costoso. A veces incluso puede haber un profesor con un solo alumno. ¿Cuántos de estos casos hay en los centros concertados? ¿No es cierto que a los "diferentes", cuando son detectados, se les aconseja "separarse" del centro? Después, los centros públicos han de aceptar a los "rebotados" de la concertada. ¿Dónde se escolarizan la mayoría de los hijos de inmigrantes? ¿Dónde los gitanos? Por otra parte, explique Ud. a la población rural que, como sus escuelas son muy reducidas, resultan caras y deberían desaparecer y esa es otra causa de la carestía de la pública, como podríamos citar otras. Lo cierto es que la composición social del alumnado y de las familias de la escuela pública y la de la escuela privada-concertada es sustancialmente diferente. 

No hable de libertad. De lo que se trata es de, con financiación pública, disponer de unos centros que excluyen, que eluden los problemas sociales, lo cual se compadece muy mal con el Evangelio, cuyas enseñanzas dicen seguir. La realidad de nuestro sistema educativo es que, con dinero público, estamos financiando la exclusión social. 



No hay comentarios:

Publicar un comentario en la entrada