sábado, 17 de abril de 2021

Revista EIKASIA: El fin de la Educación en España.

 



Este mes de abril, la revista de Filosofía Eikasia ha dedicado un número extraordinario  a la Educación.

Pablo Huerga Melcón ha coordinado este especial cuyo objetivo es "abrir un debate sin prejuicios, revisando lo que ha sido el devenir del sistema educativo desde la ley del 70 hasta la actualidad".

Índice


0. Pablo Huerga Melcón (coordinador):   Presentación del número especial sobre Educación de la revista Eikasía, págs. 7-11.

1. Beatriz Quirós Madariaga“El profesorado en la encrucijada”, págs., 13-27. /



4. Ramiro de Miranda y Aragón“El currículo de Geografía e Historia en Secundaria”, págs., 67-99.


6. Luís Fernández González, “Sobre la formación profesional”, págs., 139-156.

7. Pedro Antona Bejarano“La Orientación Educativa en la Enseñanza Reglada", págs., 157-188.

sábado, 27 de marzo de 2021

Presentación de las líneas maestras del nuevo currículo. Nuevo currículo para nuevos desafíos

La ministra de Educación y Formación Profesional, Isabel Celaá, presentó la líneas maestras del nuevo currículo en un acto en el que también intervendrán César Coll, profesor de Psicología de la Educación en la Universidad de Barcelona, y Guadalupe Jover, profesora de Educación Secundaria de Lengua y Literatura. El nuevo currículo deberá implantarse en el curso 2022-2023




A. Torices / E. Rodríguez, El Comercio, 27 de marzo de 2021

El Ministerio de Educación realizó ayer un acto público en el que presentó a representantes de la comunidad educativa las grandes líneas de la reforma con la quiere cambiar de arriba a abajo los currículos de Infantil a la ESO. Isabel Celaá explicó que se trata de terminar con los contenidos enciclopédicos y la docencia memorística, para centrarse en la adquisición de unas enseñanzas y unas competencias esenciales, que son los que deben asegurar que al final de la educación obligatoria el alumno pueda enfrentarse a los retos de la sociedad del siglo XXI y tenga capacidad para seguir aprendiendo todo su vida. Para ello, no solo se seleccionaría muy bien lo que se transmite, sino que también se cambiará la forma de hacerlo. No se trata de aprender mucha teoría sobre la lingüística sino de que el adolescente sea capaz de expresarse con propiedad, oralmente y por escrito. Es lo que se llama el método competencial. Aprender para actuar.

En esta idea, César Coll, profesor de Psicología de la Educación de la Universidad de Barcelona y uno de los expertos que está elaborando el currículo, habló de dos tipos de aprendizajes: los 'básicos', que deberán conocerlos de forma obligatoria todos los alumnos porque «no tenerlos colocan en riesgo de exclusión social» y los 'deseables', que los podrán ampliar los estudiantes a mayores, en función de sus «objetivos, intereses y necesidades».

La tercera ponente del acto fue Guadalupe Jover, profesora de Lengua y Literatura de Secundaria. Suscribió en su totalidad la revolución en el currículo que Celaá quiere implantar en el curso 2022-23, pero avisó de que hay varios elementos que si no cambian en paralelo con el currículo pondrán en serias dudas su éxito. Entre los dos principales destacó la necesidad de que los profesores vean rebajadas sus horas semanales de clase para poder dedicar más tiempo al diseño de la enseñanza, la cooperación con sus compañeros, las tutorías o al contacto con las familias, y que se reduzca el número de alumnos por profesor (la ratio), para que sea posible hacer una enseñanza más personalizada, que tenga en cuenta la tipología de cada alumno.

martes, 23 de marzo de 2021

Mezclar asignaturas, la medida que llegó por la pandemia y va a quedarse en la escuela

Más de 50.000 alumnos de secundaria de cinco autonomías estudian con un modelo que facilita un aprendizaje más interdisciplinar y aplicado. La nueva ley educativa permitirá organizar así los tres primeros años de la ESO




Ignacio Zafra, El País, 23 de marzo de 2021

Vista desde fuera, es la típica aula austera de la educación pública con sus pupitres verdes, luces de neón, rejas en las ventanas, una pizarra de las de toda la vida y un proyector, adaptada a las medidas anticovid: distancia entre las mesas, mascarillas y corriente cruzada. Lo que pasa dentro se sale, sin embargo, de lo común.

Los 15 alumnos de 1º B del Instituto Pare Vitòria de Alcoi no están en clase de Castellano ni de Valenciano, sino de “Ámbito Lingüístico”, en el que ambas lenguas se van intercalando mientras la profesora Yasmina Youfi les pide que lean y comenten poemas de Idea Vilariño, Gloria Fuertes y Alfonsina Storni y textos sobre Isabel Clara-Simó, y que busquen en sus tabletas definiciones en el Diccionario de la Real Academia Española. Los estudiantes tampoco tienen clases separadas de Matemáticas y Tecnología, sino un ámbito en el que ambas asignaturas se mezclan. Lo mismo sucede con Historia y Valores Éticos.

La fórmula pedagógica consistente en fusionar en una misma clase dos o tres materias hace que los alumnos relacionen conocimientos de disciplinas distintas y que su aprendizaje sea más aplicado y menos abstracto, lo que en la jerga educativa se llama trabajo por competencias. Hasta ahora se usaba básicamente en grupos de diversificación curricular, es decir, de alumnos que van mal y a los que se les adaptan los contenidos. Pero este curso se ha extendido a más de 50.000 estudiantes de clases ordinarias de centros públicos en cinco comunidades autónomas: Comunidad Valenciana (la que más lo practica), Galicia, Aragón, Baleares y Cantabria. El sistema se ha visto impulsado como medida extraordinaria en primero de la ESO para mitigar la pérdida de aprendizaje causada por la pandemia. Pero la nueva ley educativa lo contempla de forma general, independientemente de la covid, y a partir de septiembre podrá usarse para organizar los tres primeros años de secundaria

Un vínculo distinto

lunes, 22 de marzo de 2021

El PIN de los necios

 "Quieren encerrarnos en el pasado, pretenden que nos autocensuremos y hacer de la educación bandera de lo retrógrado"


José Ibarrola


Noelia Isidoro, La Marea, 22 de marzo de 2021

Creo que fue Cortázar quien dijo que no había que confundir lo actual con lo moderno. Lo de esta semana en Murcia lo ha dejado claro. También insisten las abuelas en no confundir lo urgente con lo importante, pero a veces, como en días en los que se entrega la educación al partido que alardea del atraso y lo impone desde las instituciones, eso es tarea complicada. Tal vez el PIN parental no sea lo más relevante. Pero puede que sí. Más allá del mercadeo de las consejerías y los tránsfugas, está el entregar la educación a partidos que la maltratan y que presumen de ello. No llega así el final de una negociación política, llega la victoria. La suya.

El triunfo de VOX y sus ideas macabras en la enseñanza ha sido paulatino y tiene mucho que ver con lo material y menos con lo simbólico. Que te quiten sitio en clase no es simbólico, es material. Que te priven de conocimientos no es simbólico, es material. Que quien no es ni siquiera experto en una materia indique qué es lo que está prohibido en ella no es simbólico, es material. No hay nada más material que quitarle a los y las menores su derecho a tener posibilidades.

La escuela, especialmente la pública, ha sido durante décadas garantía –o espejismo– de ascensor social. El único al que subirse en una sociedad donde los contactos y el capital determinaban el futuro. Durante años, estudiar era en muchas familias motivo de orgullo y nido de posibilidades. Pero llevamos tiempo con el ascensor roto y sin nadie que lo arregle: a la masificación en las aulas y el recorte de recursos que conllevan la privatización y el abandono, se une la evidencia de que estudiar no salva. Los hijos no viven ya mejor que sus padres. La universidad ha dejado de ser accesible y, además, tener carrera no garantiza ninguna prosperidad.

viernes, 19 de marzo de 2021

El eterno pulso contra las humanidades

El dilema entre educar con el objetivo de incrementar el PIB o de fortalecer la democracia

Aula / SRGPICKER

Ane Amondarain, CTXT, 19 de marzo de 2021

“Estamos en medio de una crisis de proporciones gigantescas y de enorme gravedad a nivel mundial. No, no me refiero a la crisis económica global que comenzó a principios de 2008 [y que nunca se fue]. No, en realidad me refiero a una crisis que pasa prácticamente inadvertida, como un cáncer. Me refiero a una crisis que, con el tiempo, puede llegar a ser mucho más perjudicial para el futuro de la democracia: la crisis mundial en materia de educación”.

Así comienza Martha Nussbaum Sin fines de lucro. Por qué la democracia necesita de las humanidades (Katz, 2012). Un manifiesto en defensa de unos estudios que están siendo abandonados –en todos los niveles de la escolaridad y en todos los países del mundo–, en beneficio de aprendizajes vinculados a habilidades técnicas que incrementan el Producto Interior Bruto del país. Para la Premio Príncipe de Asturias 2012 hay dos tipos de educación: la que está al servicio de la renta y la que está al servicio de la democracia. Veamos en qué punto están la educación y las Humanidades en España.


Me quiere o no me quiere el mercado


5 de febrero de 2020. “Limitar la oferta de titulaciones, y de plazas en las mismas, en aquellas enseñanzas que registren una baja inserción laboral o baja calidad de la inserción”, sugiere Crue Universidades Españolas a las facultades después de un chorreo de datos en el informe presentado hace poco más de un año (Crue Universidades Españolas es el principal interlocutor de las universidades con el gobierno central y desempeña un papel clave en todos los desarrollos normativos que afectan a la educación superior de nuestro país). Del coqueteo con la oferta y la demanda de plazas, al me quiere o no me quiere el mercado.

Uno de los ámbitos de estudios que peor parado sale es el de las Humanidades, con un 51,5% de tasa de afiliación a la Seguridad Social, frente al 84,6% y 80,2% en el ámbito de la Informática e Ingeniería, respectivamente. En la OCDE y la UE, las diferencias entre campos presentan además de una mayor empleabilidad global, una menor dispersión por ramas, pero los campos situados por encima de la media son los mismos que en España: TIC (Tecnologías de la Información y Comunicación), Salud e Ingenierías.

miércoles, 3 de marzo de 2021

El gasto público educativo sigue por debajo del techo de 2009 mientras la concertada encadena su sexto récord

La inversión pública en educación privada sube en todas las comunidades salvo
Castilla y León y alcanza en 2019 los 6.652,64 millones, nuevo máximo histórico



Ángel Munárriz, InfoLibre, 4 de marzo de 2021

Récord tras récord, desde 2014. Cuatro años seguidos ya por encima de los 6.000 millones de euros. La educación concertada, es decir, la privada financiada con fondos públicos, característica del modelo español desde hace más de 35 años, rompe su techo de financiación año tras año desde 2014. Así lo revela la Estadística de Gasto Público en Educación, actualizada este miércoles con los datos oficiales del ejercicio de 2019. La educación concertada, que permite a la Iglesia mantener un potente foco de influencia social pese al avance de la secularización, recibió en 2019 un total de 6.652.648.000 euros, la gran mayoría, más de un 99%, de las administraciones educativas de las comunidades autónomas. Es el sexto récord absoluto de la partida de conciertos y subvenciones a la enseñanza privada, que se produce mientras el gasto educativo público total todavía no ha recuperado el pulso anterior a la Gran Recesión. En 2019, último año con datos cerrados, se gastó menos dinero público en educación que hace diez años. Hubo además un leve retroceso del gasto en becas con respecto a 2018. Los nuevos datos demuestran un logro: se ha puesto fin a una década de retroceso del gasto educativo en relación con el PIB.

Resulta ilustrativo sobre la evolución de la financiación pública de la educación privada observar la comparación no sólo con 2018, sino también con 2008, para ver el impacto de la Gran Recesión, y con 1992, inicio de la serie estadística que publican los ministerios de Educación y Universidades. La subida de la financiación pública de la concertada en 2019 es de un 4,94% con respecto a 2018 (6.339,1 millones), de un 22,79% con respecto a 2008 (5.418,36 millones) y de un 311,7% con respecto a 1992 (1.615,59 millones). El gasto público de las autonomías en educación concertada subió en 2019 en todas las comunidades, salvo Castilla y León.
Datos Ministerio de Educación y Universidades


¿Resiste el gasto público educativo global la comparación con el que recibe la concertada? No. Es sencillo de observar, con los datos en la mano. El gasto público en educación alcanzó en 2019 los 53.052.762.000 euros, un 4,72% más que en 2018 (50.660,32 millones), un 2,58% más que en 2008 (51.716 millones) y un 199,5% más que en 1992 (17.709,32 millones). La concertada, un amplio sector de la cual ha hecho campaña contra la Ley Celaá denunciando un maltrato con la nueva norma, ha crecido más porcentualmente tomando estas tres referencias: 4,94% frente a 4,72% comparando con 2018, 22,79% frente a 2,58% comparando con 2008 y 311,7% frente a 199,5% comparado con 1992.


El gasto educativo público, que subió en todas las comunidades, no marca récord. En 2019, pese a que encadena cinco años de subidas, sigue por debajo de los niveles precrisis. Los 53.052,76 millones son menos que los datos de 2009 y 2010: 53.895,01 millones y 53.099,32 millones, respectivamente. En cambio, si se excluye la educación no universitaria, los 37.783,7 millones de euros dedicados en 2019 al resto de etapas sí superan el máximo histórico, hasta ahora situado en 2009. Hay partidas llamativas. El gasto en formación del profesorado de 2019, 172,5 millones de euros, sigue lejos del ciclo 2004-2011, cuando se superaron siempre los 200 millones, incluyendo un pico de 276,1 en 2009. El personal y las cotizaciones sociales consumieron en 2019 36.930,1 millones, casi un 70% del gasto público educativo total.


El modelo de concertada es permanente objeto de controversia. A pesar de la teórica gratuidad en los niveles obligatorios de la educación concertada, es decir, de la educación privada financiada con fondos públicos, el gasto por alumno que suponen para las familias los servicios educativos acaba siendo más de tres veces superior al que supone en la pública, como desvelan los datos del INE del curso 2019-2020. Parte de la concertada ha sido acusada de fomentar la segregación escolar [ver aquí y aquí]. Informes académicos, de consumidores y familias detallan cómo centros privados financiados con dinero público, en su mayoría controlados por la Iglesia, levantan barreras de entrada a alumnado desfavorecido, entre ellas el pago de cuotas.

Relación con el PIB y becas


El gasto educativo en relación con el PIB se quedó en 2019 en un 4,26%, lo que supone una subida de cuanto centésimas con respecto al 4,21 de 2018. Puede parecer un alza tímida, pero es importante. ¿Por qué? Porque marca un cambio de tendencia, ya que este porcentaje llevaba bajando año tras año ininterrumpidamente desde 2009, cuando estuvo en un máximo del 5,04%. España aún está a casi 8 décimas de su mejor dato, y también sigue por debajo del porcentaje que había al inicio de esta serie, en 1995 (4,66%).

Las becas y ayudas al estudio bajan en 2019 un 0,99% con respecto a 2018, de 2.104,19 a 2.083,33 millones. La subida con respecto a 2008 es del 19,01% y con respecto a 1992 del 421,38%. El récord sigue estando en 2018.

martes, 5 de enero de 2021

La LOMLOE y la educación como empeño

La utilidad de la LOMLOE para el sistema educativo y para el futuro de la sociedad se medirá por su capacidad para frenar y revertir el proceso de desmantelamiento de la educación pública. Servirá de poco si no impide las maniobras privatizadoras y la segregación socioeconómica del alumnado. De nuevo la ley tiene el mismo aire de ocasión perdida, pero no hay que afligirse: nos seguirá quedando la educación como empeño

Emociones e impresiones del primer trimestre del curso 2020/21. Personajes de El Bosco. #BosquianadasRamón Besonías

Agustín Moreno, El Diario de la Educación, 5 de enero de 2021

Es una buena noticia la derogación de la LOMCE por la última reforma educativa (LOMLOE). La ley que aprobó el Partido Popular en solitario aprovechando una coyuntura excepcional de mayoría absoluta, era una ley sectaria que imponía graves retrocesos en un marco de recortes económicos. En fin, es una alegría para la comunidad educativa que nos movilizamos contra ella en masivas Mareas Verdes. Pero es obligado que la satisfacción no nos haga perder la objetividad sobre el contenido concreto de la ley y su previsible impacto de futuro.

En cuanto al contenido, la LOMLOE tiene positivas reversiones de la LOMCE. Entre ellas destacan: la supresión de los itinerarios que generaban desigualdad, de las reválidas que nunca se llegaron a aplicar, la reducción del papel de la asignatura de Religión y cierta recuperación de competencias de los órganos colegiados de los centros. También se introducen nuevos elementos como el carácter educativo de la educación de 0 a 6 años y algunas limitaciones en la educación concertada (“demanda social”, suelo, cuotas).

La reforma educativa ha recibido la crítica de los sectores conservadores que, incluso, se han movilizado contra ella utilizando bulos. Pero las críticas de la derecha no hacen mejor a la LOMLOE, porque ya sabemos que lo importante suele estar fuera de escena. La derecha actúa como la gallinita de la Pampa que da las voces en un sitio y pone los huevos en otro. Establece falsos debates (los supuestos ataques a la concertada, el castellano como lengua vehicular, la supresión de colegios de educación especial…), pero amarran lo principal: los privilegios de una Iglesia que adoctrina en un espacio que tendría que ser laico por su propia naturaleza, y la existencia de un sector privado que hace negocio con una educación segregadora que le pagamos entre todos. Lo cierto es que la ley apenas afecta al statu quo educativo existente por mucho ruido que se haga para disimular.